MASCARAS

A través de la historia de la humanidad se ha escrito mucho acerca de cómo algunos animales, identifican, delimitan y defienden sus espacios físicos. Un buen ejemplo de esto es el pez globo. Este peculiar pez al sentirse amenazado, reacciona inmediatamente tragando agua con lo que aumenta su volumen hasta convertirse en bola, difícilmente podrá entrar en la boca de sus enemigos ya que resulta imposible abarcar el volumen que alcanza.

Las diferentes investigaciones sociales muestran que el ser humano también defiende sus zonas personales y una forma de hacerlo es el enmascaramiento.
El rostro que mostramos al exterior en circunstancias de miedo, dolor, ansiedad, raramente es un rostro genuino. Nos vemos en la necesidad de usar mecanismos de defensa que nos fortalezcan ante ciertas situaciones de vulnerabilidad, al punto de pensar demasiado en estrategias y no nos damos la oportunidad de sentir. Con el tiempo la necesidad de enmascararse es tan profunda que se impone automáticamente y es muy difícil dejarla caer. Sin embargo en situaciones de tensión, las máscaras que utilizamos normalmente se descuidan y nos resulta complicado disimular.


La pregunta que surge es, vale la pena desenmascararse y mostrarnos transparentes a pesar del riesgo que esto implique?

Tendríamos la valentía de dejar a un lado los complejos y enfrentar los miedos que nos llevan a enmascararnos? o simplemente seguiremos creando mecanismos de defensa como lo hace el pez globo ?

"Cuando la necesidad nos arranca palabras sinceras, cae la máscara y aparece el hombre" Lucrecio


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo el mundo tiene una mascara que le puede ayudar o lo puede marcar para mal lo importante es que sepas quien eres y para donde vas y a quien le muestras ese interior que aveces es intrigante.

DanielCely dijo...

creo que es muy dificil mostrar quienes somos nosotros en verdad cuando hemos hecho amistades a base de mentiras abase de crear situaciones o posiciones no reales pero que las ocntamos para parecer "interesantes" o porque tenemos miedo de mostrar nuestras debilidades o verguenza de nosotros mismos, causas para las mascaras hay muchas, pero cuando has manejado tu vida en base a la verdad tu realidad es otra, pues no tienes miedo de ser decubierto, como dicen "el que nada debe nada teme" felicitaciones este sitio es muy bueno

Diana Margarita dijo...

Desde pequeños nos enseñan a protegernos y proteger a los que queremos, empezando por la "mentirita piadosa" para no herir susceptibilidades...Cuando vamos haciendo mas delgado el cordon umbilical q nos separa de nuestros padres y familia mas cercana, vamos formando nuestra propia concepcion del mundo, de la vida, del bien, del mal...y creamos muchas mas mascaras por lo mismo, por proteccion. No se si sera bueno o malo, no se si es innato en el ser humano hacerlo, pero pienso q puede llegar un momento en q se nos haga tan comun enmascararnos ante tal o cual situacion, o ante tal o cual persona q podemos estar perdiendo la propia identidad o quiza mas grave no lograr recordar cual era...

GABO dijo...

Las máscaras son definitivamente algo que llega al hombre a raíz de su más grande problema: el pecado. y como tal, son innherentes a todos nosotros.

Adán y eva no tenían necesidad de ocultarse detrás de una hoja de higuera, pero decidieron hacerlo detrás de esa "máscara" para mostrar a DIOS otra cara. Querían mostrar algo que ya no eran, ocultar su pecado y su recién conocida vergüenza.

Las máscaras nos "protegen", no solo de mostrarnos a otros, sino de vernos a nosotros mismos, a veces nos escondemos de algo que hay en nosotros mismos y queremos evadir. DIOS dice: te conozco, y sé quien eres detrás de esa máscara, porque YO te hice.

Delante de DIOS no hay máscaras, aunque Adán y Eva trataron de ocultarse, DIOS conocía lo que habían hecho, su desobediencia y su vergüenza.

Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.
- Salmo 139

La verdad, es que las máscaras dañan, y solo ocultan la verdad, de lo que somos y de quienes nacimos para ser, ponen una barrera para conocer a otros y aun a nosotros mismos, vale la pena mirarnos a un verdadero espejo (Cristo) y "conocer como fuimos conocidos"

Anónimo dijo...

pienso que lo importante es confrontar esas mascaras y esos argumentos que impiden que seamos transparentes ante muchas adversidades para dar paso al verdadero sentir de lo que estamos viviendo

Julian dijo...

la verdad es que todo ser humano necesita esconderse detras de algo que el mismo ha creado con el fin de que no descubran su debilidad o se vea más fuerte y poderoso de lo que realmente es, además desde pequeño el hombre necesita aparentar cosas que no tienen cabida dentro de su mundo, pues no puede dejarse aplastar por la chocante sociedad que todo lo muestra por encima de sus ideales y sueños...por eso se ve obligado a adquirir esas "mascaras" que ante el exterior lo haran verse segun lo que el quiera ser, o mas bien,tambien pueden degenerar su esencia.
En cuanto a las mascaras de los sentimientos y emociones pienso que todos en alguna medida las usamos para no mostrarnos inferiores por la situacion por la que estemos pasando sino siempre reflejando una fortaleza falsa que no proviene del espiritu sino de una mascara... me parece que es hora de empezar a ser sinceros y dejar reflejar lo que verdaderamente somos y sentimos para que podamos obtener la ayuda propicia y asi llegar a un nivel mas alto donde hayamos podido salir de tal situacion adversa y asi poder continuar esta carrera de la vida.

Dosenuno dijo...

El pez globo tiene un diseño esepcional como otras especies, incluyendonos nosotros, y creanme que en una dolorosa situación como un atraco callejero, sí tomaría la forma, no del pez globo, pero si de un Guepardo, para librarme de tan inminhente peligro.

Somos SERES HUMANOS en continua y permanente exploración del mundo, en constante aprendizaje de quienes, qué y cómo somos; esto de las mascaras, sin tantos "estudios sociales" (que sería bueno saber cuales) se llama HIPOCRECÍA Y FALSEDAD; y estas dos actitudes humanas en cualquier lugar son una barrera para descubrirnos como personas y actuar como tales. "Misericordia quiero y no sacrificios"...

Anónimo dijo...

Lo importante de todo esto es realmente tener vidas transparentes y sinceras delante de Dios y de los hombres; Solo de esta manera vamos a poder vivir esa vida maravillosa que Dios preparo para cada uno de nosotros...

GINA: Que buen espacio este que has generado...

Alejo dijo...

Al pensar en qué es lo que se oculta verdaderamente tras una máscara, pienso en el origen mismo del hombre, ¿qué podemos ver cuando vemos las frutas, los arboles, el agua, los animales?, indiscutiblemente apreciamos una creación perfecta, perfección en la creación que nos muestra la perfección del creador, Dios hizo al hombre a su imagen, conforme a su semejanza, cómo podemos ver nuestra imagen? mírate en un espejo!!, veras tu reflejo, así mismo el hombre al ser creado a imagen de Dios no debería ser su reflejo?, este reflejo se daño por una mala decisión tomada por el hombre pero desde el mismo instante Dios quiso restaurarlo, no sé si se trate de una máscara o no, pero estoy seguro que no reflejamos lo que Dios es, esa imagen se encuentra distorsionada por muchos factores, ¿acaso cómo criaturas no deberíamos reflejar la santidad de nuestro creador?? pienso que como hombres debemos tener un punto de referencia, quién es bueno y quién es malo?? podría comparar mi vida con las de todo el mundo, y núnca encontraria alguien lo suficientemente bueno para decír "yo quiero ser como el" y nadie lo suficientemente malo para decir "el tendría que ser como yo" el mundo está lleno de relativismo, bien y mal, y en eso nos pasamos la vida comparando, sería interesante que lo hicieramos teniendo un punto de referencia perfecto, santo, si Dios no es tu punto de comparación entonces núnca esteremos totalmente desnudos y esa mascara estará en nuestras vidas para siempre, si no somos capaces de tener esa referencia entonces apague la luz y vamonos!!

Anónimo dijo...

jejeje, la busqueda y el sostenimiento de la santidad es una buena justificacion de las mascaras, nadie puede ser totalmente sincero y transparente en un mundo en el que NADIE lo es, solo se puede ser sincero ante la ficcion del dios todopoderoso que ve nuestras almas desnudas, no pueden hacerlo los hombres ante los hombres, aun los que mas valoran (o dicen valorar)la transparencia.
Que bien que se reconosca que el pecado es inherente a nosotros, eso resta toda posibilidad de que un ser humano espontaneo en ambiente moralista como en el que vivimos (los comentarios son prueba de esto)viva sin mascaras, crea o no crea en dios.