CAMBIOS PROFUNDOS

Día a día nos enteramos de noticias, historias de personas cercanas que han sido de una u otra forma afectadas por la situación que vive nuestro país.
El caso tal vez más cercano y que hoy nos insta a reflexionar es el de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia o FARC-EP quienes son una organización guerrillera cuyas acciones armadas hacen presión en 24 de los 32 departamentos de nuestro país, y consisten en guerra de guerrillas y combate regular convencional, así como el asesinato de población civil, miembros del gobierno y militares, el desplazamiento de campesinos a áreas urbanas, la destrucción de la infraestructura de las ciudades y el secuestro.

También mantienen el 60% de los cultivos ilícitos de Cocaína, los cuales contribuyen a su sostenimiento como organización, aumentando la mala imagen de nuestro país en el exterior. A pesar de ser una de las organizaciones más perjudiciales, el sindicato Danés les donó 2 mil dólares [1] , monto que supera los 10 salarios mínimos, con los que se podrían alimentar a 4400 personas en comedores comunitarios donde un almuerzo vale $1000=.

Una definición de Revolucionario es alguien que lucha por un cambio profundo en la esencia o marcha habitual de las cosas. Un cambio que va de la mano con los Derechos Humanos, un cambio que no pisotea, un cambio que inquieta e influye de manera positiva en nuestras vidas. Revoluciones como la de las FARC, nos llevan a adquirir sentimientos de dolor, de odio, desamor, desesperanza, desconfianza o como algunos psicólogos lo llaman una “muerte suspendida” que lo único que logran es endurecer nuestro corazón.

Sin embargo, existe alguien que es el máximo ejemplo de Revolución, ya que después de 2000 años no solo da de que hablar, sino que sigue transformando vidas. Su revolución no necesitó el uso de armas, ni de violencia, todo lo que El hizo y enseñó fue para cambiar corazones, sanar mentes y emociones. Sus enseñanzas dan libertad, son inspiradoras, producen paz, confianza y sobre todo nos dan esa identidad que por tanto tiempo hemos buscado, regalándonos salvación a aquellos que morimos creyendo en El.

La pregunta es: A que Revolucionario te gustaría imitar? Te arriesgarías a hacer un cambio profundo? Un cambio que se refleje en tu forma de pensar y actuar?


[1] http://www.eltiempo.com/conflicto/noticias/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3854575.html



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaria tanto que guerrilleros y vandidos supieran esto, que lo leyeran, que alguien les diga que sus lideres paren la avaricia la violencia y pues no se que ideales tengan pero que cambien, no solo por ellos que cambien por el Colombia del futuro por el ejemplo que los niños ven en ellos alla en el monte.

Anónimo dijo...

que bueno seria que todos los revolucionarios tomaran como ejemplo a Jesús, viviriamos en un mundo más justo y lleno de amor.
Como hijos de Dios es nuestra obligación orar por todos ellos y que sea Dios quien transforme sus corazones.
Felicitaciones por esta reflección.
Bendiciones

Martha Elena dijo...

que bueno seria que todos los revolucionarios tomaran como ejemplo a Jesús, viviriamos en un mundo más justo y lleno de amor.
Como hijos de Dios es nuestra obligación orar por todos ellos y que sea Dios quien transforme sus corazones.
Felicitaciones por esta reflección.
Bendiciones

19 de diciembre de 2007 14:07

Anónimo dijo...

Realidades que no podemos dejar a un lado, aunque no nos toquen directamente no debemos olvidarlas.

andrey dijo...

no quiero ser pesimista pero si soy realista no existira en el mundo un verdadero revolucionario como lo fue jesus, los guerrilleros de nuestro pais no les interesamos como pueblo, somos solo objetos que pueden utilizar en cualquier momento para intereses economicos o simplemente para ser la piedra en el zapato de un pais con ganas de salir adelante, con ganas de vivir en paz...